jueves, 8 de octubre de 2015

¿Cuáles son las causas de la sensación de náuseas después de entrenar?


Malestar después de entrenar
La sensación de náuseas durante o después de ejercitarse puede deberse a un problema estomacal ocasionado por un exceso de entrenamiento, o bien, por haber hecho ejercicio al poco tiempo de consumir algún alimento. No obstante, las náuseas también pueden ser causadas por un inconveniente más serio como la hiponatremia (nivel bajo de sodio en sangre) o la hiperhidratación (excesivo de líquidos en el organismo).


Hiperhidratación

Bebiendo agua
Si bien, es fundamental mantenerse hidratado antes, durante y después del ejercicio, es preciso no excederse con la ingesta de agua, ya que tampoco es saludable y puede causar nauseas, vómitos, confusión, dolores de cabeza, desorientación, etcétera. La hiperhidratación diluye el sodio que se encuentra en el organismo, lo cual puede causar serios daños en el cerebro. Por tal motivo, es importante recuperar la misma cantidad de agua que se ha perdido a través del ejercicio por el sudor, es decir, aproximadamente 900c.c. durante 60 minutos en un entrenamiento intenso.

Hiponatremia

Chica con dolor de estómago
Una de las causas de la hiponatremia es la sobre hidratación, aunque también pueden haber otras causas asociadas a la actividad física. Si tienes inactividad en la glándula tiroides, o bien, poca actividad, o tomas diuréticos tiazídicos para reducir la cantidad de líquidos y sodio del organismo con el fin de tratar la presión arterial, es probable que sientas malestar estomacal y eso conlleve a las náuseas. Por otro lado, si por algún problema de salud has reducido el consumo de sal, puede que al practicar deporte o después del mismo, sufras de hiponatremia debido a la pérdida de sodio mediante la transpiración.

Alimentación

Chica delgada con un bocadillo de proporciones épicas
Si has comido unos minutos antes de hacer ejercicio, probablemente puedas sentir náuseas, pesadez, hinchazón de vientre, acidez, etcétera. Una investigación publicada en la revista Appetite en el año 2001 demostró que las personas que realizan actividad física intensa después de ingerir bocado, suelen tener mucha más sensación de náuseas que aquellas que han esperado al menos 60 minutos para practicar.
Para evitar que esto te suceda, debes hacer ejercicio cuando te sientas bien y haya pasado un tiempo considerado desde tu última ingesta de alimentos. Si en tu ciudad hace calor, evita las horas pico en donde el sol pega mucho más fuerte y mantente hidratado en su justa medida con agua y bebidas deportivas para recuperar los electrolitos perdidos.

FUENTE: NOTICIASDELATV2015

0 comentarios: